El otro virus; por Elías Tovar (@eliastovard)

Mientras la humanidad entera se encuentra luchando contra un enemigo invisible, la pandemia producida por el virus del COVID-19, otros virus, mucho más letales, intentan aprovechar el descuido para avanzar. Hablo de aquellos virus cuyas ideas han resultado en la muerte de millones alrededor del mundo; de aquellos que en nombre de la igualdad han sacrificado a la libertad y generado mayores brechas sociales que antes; y de aquellos con talante autoritario que utilizan la pandemia como coartada para excederse en los derechos restringidos.

Algunos de ellos, que no paran ni en cuarentena, están abogando para, entre otras cosas, retomar el control sobre la Organización de Estados Americanos (OEA). Para este 20 de marzo está planteada la reunión de la Asamblea General de la OEA, con el objeto de elegir a quien estará al frente de la organización como Secretario General en un nuevo mandato de 5 años. Claro, siempre que el coronavirus lo permita.

Luego de la reciente retirada del embajador Hugo de Zela (Perú) de la carrera, solo se mantienen de pie dos opciones: Luis Almagro, el uruguayo apoyado por las democracias del continente; y María Fernanda Espinosa, promovida por aquellos gobiernos que, por decir lo menos, son benevolentes con regímenes no democráticos como el venezolano, responsable de una Crisis Humanitaria y de la diáspora subsecuente que ha repercutido en Ecuador.

Almagro se ha dedicado a dejar atrás la postración y la falsa apariencia de “neutralidad” de dicho organismo -que en realidad terminaba complaciendo a los políticos autoritarios de la región. Almagro ha puesto sus esfuerzos en vigorizar la organización que representa y, desde su prominente espacio, ponerla al servicio de los valores en los cuales se fundamenta.

Almagro decidió tomar posición del lado de la institucionalidad democrática, del lado de la libertad y la transparencia, decidió denunciar las violaciones a los DD.HH. cometidos en el continente. Entre otras cosas, decidió alzar su voz en nombre de los que sufren la tragedia de vivir en dictaduras. Y por eso apoyo su reelección. Mientras, la otra opción representa un retroceso en el estado de la salud general del hemisferio.

Entonces, mientras los ciudadanos de todos los continentes han de estar entregados a encontrar un tratamiento y una vacuna para el COVID-19, los americanos debemos estar doblemente comprometidos porque nos toca frenar también el avance otro virus… y continuar aplicando el tratamiento adecuado, apoyando a Almagro.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home3/ecupunto/public_html/wp-includes/functions.php on line 4552