La fragilidad y el temor del gobierno ecuatoriano: las nuevas medidas económicas; por Adrián Cruz

Estamos en una realidad mucho más adversa en temas económicos

Era más que necesario la inserción de mecanismos de soporte económico desde inicios del 2019, teniendo en cuenta que desde el primer semestre del 2018, el ingreso estatal comenzó a mostrarse de forma negativa. Es así que, aunque de manera tardía y con una mala comunicación política, en octubre se dio el decreto 883 desde el poder ejecutivo, en el cual, lo más notorio y el eje de aquel decreto fue la eliminación del subsidio a los combustibles. Aquella medida trajo consigo una gran maquinaria de movilización social desde diversos sectores y dejó como resultado una de las más grandes protestas violentas desde el retorno a la democracia de 1979.

Esto nos trae cinco meses más tarde a una realidad mucho más adversa en temas económicos y ya que el decreto 883 se derogó, muchos fondos que el estado ecuatoriano buscaba percibir, se diezmaron a un pequeño grupo de medidas a conveniencia de ciertos sectores que promovieron las protestas de octubre. Entonces, cuando en marzo se juntó el crítico nivel del riesgo país por encima de 2 000 puntos y la caída del precio del petróleo, se tuvo que ser consecuentes a este contexto. Pero el estado ecuatoriano es frágil; el estado ecuatoriano no goza de popularidad y credibilidad que sirvan de factores que protejan las acciones estatales.

Recomendado: Estas son las nuevas medidas económicas anunciadas por el presidente Lenín Moreno (+Video)

Las medidas que ahora se promueven son un aparente gobierno en austeridad con una reducción estatal de 1 400 millones de dólares, los cuales se obtendrán mediante una reducción porcentual del salario de los servidores públicos (de manera temporal), venta de empresas estatales, fusión de ministerios, eliminación de oficinas gubernamentales, entre otros. También se plantean modificaciones en el sector automotor y un aumento de 0.75% a las retenciones en la fuente del impuesto a la renta. Finalmente, una renegociación de la deuda bilateral y la gestión de dos nuevos créditos externos con una mejor condición que los créditos actuales del mercado internacional.

Estas medidas que se anunciaron en la noche del martes 10 de marzo son una prueba del gigantesco temor del gobierno ecuatoriano de que se repitan las protestas como las de octubre. Sin embargo, el rol del gobierno ecuatoriano no solamente es proteger el orden y prevenir la aparición de conmoción social, sino que, el gobierno ecuatoriano debe ser primordialmente un ejecutor de medidas drásticas ante situaciones críticas (como las actuales). Pero, como ya lo explicamos, el gobierno ecuatoriano tiene miedo y falta de voluntad política (sin mencionar la paupérrima comunicación política del ejecutivo).

Es así que, en lugar de tomar decisiones duras pero necesarias, el gobierno se ha limitado a tomar las decisiones más suaves para no perder aún más popularidad. Y si por algún motivo las medidas anunciadas este martes no son efectivas, ¿qué hará el gobierno? Los subsidios a los combustibles no pueden permanecer por más tiempo y la crecimiento económico ecuatoriano cada vez se muestra como mínimo o nulo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home3/ecupunto/public_html/wp-includes/functions.php on line 4552