Entérate: ¿Cómo saber si tienes hígado no graso?

Lo que lo causa y cómo prevenirlo

Muy pocos son los que conocen acerca de que tienen hígado graso de origen no alcohólico debido a la falta de presentación de síntomas.

La afectación solo se detecta con estudios de laboratorio en los que se aprecia la alteración en la pruebas del funcionamiento hepático o pruebas que se realizan a través de un ultrasonido abdominal.

La enfermedad del hígado graso, en realidad es un término general para una variedad de afecciones hepáticas que afectan a las personas que beben poco o nada de alcohol. Como su nombre lo indica, la característica principal es que se almacena demasiada grasa en las células del hígado.

Uno de los factores de riesgo de esta enfermedad, es el sobrepeso y la obesidad junto con una dieta alta en calorías, grasas saturadas, azúcares y fructosa, además de una vida sedentaria que aumenta los riesgos para desarrollar hígado graso de origen no alcohólico.

Lea también: Expresidente dominicano insta a ciudadanos a defender el voto

Otros causante de enfermedades al hígado:
  • Herencia genética.
  • Dieta alta en grasa saturada presente en alimentos de origen animal.
  • Fructosa, presente en muchos alimentos procesados.
  • Las personas que tienen resistencia a la insulina o diabetes mellitus presentan mayor susceptibilidad.
  • Cambios en la microbiota intestinal.
  • Factores metabólicos como alteración en los lípidos en la sangre, resistencia a la insulina y obesidad.

Los tratamientos para ayudar a prevenirlo son:

  • Disminuir el consumo de grasas saturadas.
  • Evitar azúcares añadidos, especialmente fructosa.
  •  Incluir granos enteros, frutas en moderación, vegetales, incluir hojas verde oscuro, leguminosas y pescados.
  • Tener una alimentación  con recomendaciones de energía de acuerdo al peso adecuado y si es necesario bajar de peso.
  • Evitar consumir comidas rápidas, carnes procesadas, alimentos fritos, azúcares y cereales refinados, bebidas azucaradas y jugos de frutas, aderezos altos en grasa.
  • Incluir suplementos de ácidos grasos Omega-3, consulta con tu médico.
  • Incluir probióticos como lactobacillus plantarum, acidophilus, Bifidobacterium bifidum y rhamnosus.
  • Moderar consumo bebidas alcohólicas.
  • Consumir mucha agua.
  • Realizar ejercicio 30 minutos diarios, 5 veces por semana, así como ejercicio estructurado prescrito de manera individual, en específico ejercicios de resistencia.
  • Evita sodas y jugos de frutas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home3/ecupunto/public_html/wp-includes/functions.php on line 4552