En secreto: abogado de presidente Trump se reunió con Maduro

El Washington Post desveló dicha información

El abogado personal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habría participado en una llamada telefónica con Nicolás Maduro, líder del régimen de Venezuela, como parte de una «iniciativa diplomática secreta», que sorprendió e incomodó a los encargados de dicha política estadounidense, reveló una investigación del diario The Washington Post.

La llamada internacional se produjo en septiembre del 2018, luego de meses de tensiones en las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela, una nación de importancia estratégica en Sudamérica. A un lado estaba Maduro, y al otro extremo de la comunicación, el abogado Rudy Giuliani, y el entonces congresista Pete Sessions, republicano de Texas.

Ambos eran parte de un esfuerzo diplomático secreto, respaldado en parte por intereses privados, que buscaban crear una solución negociada que sacara del poder a Maduro y que permitiera una reactivación de los negocios en la Venezuela rica en recursos naturales, indicaron al Washington Post personas familiarizadas con el esfuerzo.

Lea también: Conoce el origen de Papa Noel, Santa Claus o San Nicolás

El entonces congresista Sessions había servido como emisario en este esfuerzo en la sombra, visitando a Maduro en Caracas en la primavera del 2018. La llamada telefónica, a la que se integró Giuliani, era parte del seguimiento a la visita de Sessions, dijo Matt Mackowiak, vocero del excongresista a The Washington Post.

Hasta ahora se desconocía de la supuesta llamada telefónica. Giuliani ha sido señalado con antelación por usar su perfil privado para tratar temas diplomáticos estadounidenses, lo que ha alarmado a funcionarios del gobierno de Trump.

Es parte de la trama en las investigaciones de juicio político al presidente Trump, tras una campaña en Ucrania, donde presionó al presidente para que anunciara investigaciones que beneficiarían a Trump de cara a las elecciones de 2020.

El interés por sacar a Maduro del poder

Empresarios estadounidenses con intereses económicos en Venezuela, -entre ellos Harry Sargeant III, presidente de una compañía de la Florida dedicada a energía y logística que había trabajado mucho en el país sudamericano-, empezaron a promover negociaciones para sacar a Maduro del poder.

Sargeant dijo al Post: “Apoyé la idea de una negociación secreta basado en mis más de 30 años de experiencia en Venezuela y como un observador de la dinámica política en marcha en Caracas en ese tiempo”.

“Creía entonces y creo ahora que una política confrontativa de sanciones tendría dos efectos profundamente negativos”, dijo Sargeant al Post. “Primero, se exacerbaría la crisis humanitaria venezolana. Segundo, yo creía que socavan los intereses económicos en Venezuela de empresarios estadounidenses, en beneficio de sus adversarios, tales como los rusos o los chinos”.

Fue ante ese escenario que Mackowiak dijo que el congresista Sessions aceptó una invitación de Maduro para discretamente visitar Caracas para tratar de negociar un sendero a mejores relaciones entre Estados Unidos y Venezuela.

Sessions, un expresidente del Comité Congresional Republicano, estaba interesado en lo que ocurría en Venezuela, en parte porque muchos en Texas tenían intereses energéticos ahí, según su portavoz, Mackowiak.

“El estaba complacido de ayudar con esta misión secreta, que fue coordinada con los niveles más altos del Departamento de Estado”, dijo Mackowiak, agregando que sessions se reunió con altos funcionarios estadounidenses antes y después de su viaje a Caracas.

El Departamento de Estado no respondió a solicitudes de comentarios del Post.

Personas familiarizadas con el papel de los funcionarios del Departamento de Estado dijeron que esos oficiales ni idearon el viaje, ni organizaron o participaron en la reunión de Sessions con Maduro. Varios funcionarios rechazaron la versión de que el viaje había sido autorizado oficialmente por el gobierno, señalando que en ese momento la Casa Blanca quería adoptar una línea más dura contra Maduro y no estaba interesada en hacer concesiones.

Los asesores de Seguridad Nacional especialmente, se oponían al tipo de arreglo con Maduro que Sessions trataba de promover.

“No había ningún tipo de interés o apetito para negociaciones”, dijo un exfuncionario de la Casa Blanca. “En general no le dábamos la bienvenida a esfuerzos como éste. Era inconsistente con nuestras metas políticas. Lo veíamos como un estorbo y una distracción”.

El vocero de Sessions desestimó esas observaciones como parte de una “guerra territorial” entre burócratas de Washington.

Lea también: Estas son algunas de las tradiciones navideñas en Ecuador

“Pudo haber desacuerdos entre el Departamento de Estado y el Consejo de Seguridad Nacional sobre cómo llevar la paz a Venezuela”, dijo Mackowiak. “Pero Sessions estaba complacido de ser parte de un esfuerzo coordinado estrechamente con el Departamento de Estado, para dar a Venezuela un presidente electo democráticamente”, afirmó.

El distrito de Sessions incluye la sede principal de la petrolera ExxonMobil y otras compañías similares que estuvieron activas en Venezuela, pero que tuvieron que recortar operaciones por la inestabilidad política.

Sessions le dijo en 2018 al diario Dallas Morning Star que los intereses petroleros no jugaron un papel en su decisión por involucrarse. Dijo que había estado trabajando durante más de un año con varios actores, incluyendo representantes de la oposición venezolana, para negociar una solución.

Session, según The Washington Post, le dijo al periódico de Dallas que trabajaba para promover el “diálogo entre varias partes interesadas en lograr progreso”. Según Mackowiak, Sessions usó sus propios fondos para financiar el viaje de dos días a Caracas.

Dos personas con conocimiento de la visita, dijeron al Washington Post que sessions fue atendido por Raúl Gorrín Belisario, el dueño de una cadena televisiva en Venezuela, que era visto con cierta desconfianza por algunos funcionarios estadounidenses y que meses más tarde sería encausado en la Florida bajo cargos de “lavado de dinero y soborno”.

Ni Gorrín, ni su abogado de Miami respondieron las solicitudes del Post para entrevistarlos. Con información de VOA.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar