Dictador de Nicaragua pidió auxilio para mantenerse en el poder durante el 2020

Calificó su presupuesto como "muy limitado"

Anuncio

En Nicaragua, la dictadura de Daniel Ortega, afronta el reto de aprobar el presupuesto para el año 2020 con circunstancias adversas, y una economía en declive, con las puertas de los organismos financieros internacionales cerradas

Le puede interesar: Presidente Moreno envió veto en el que mantiene la penalización del aborto por violación

En este sentido, el presupuesto que presento el régimen nicaragüense a la Asamblea Nacional, fue calificado como austero y muy limitado debido la crisis política que ha ocasionado una contracción de la economía, afectando severamente la recaudación de impuestos.

«El presupuesto tuvimos que reducirlo, lo que estamos haciendo es consolidar lo que hemos logrado avanzar pero no podemos hablar de que vamos a llevar un presupuesto mayor del que ejecutamos en el año 2018», expresó Ortega.

El proyecto de presupuesto ronda los 2,900 millones de dólares, y según  la dictadura, será financiado básicamente por la recaudación de impuestos y unos 60 millones en donaciones, ya que actualmente Nicaragua no tiene acceso a los organismos financieros.

Tanto es  la incertidumbre que impera, tanto el presidente Ortega como su vicepresidente y esposa, Rosario Murillo, aprovecharon la reciente ceremonia de presentación de credenciales del nuevo embajador de la Unión Europea, Pelayo Castro, para atacar las sanciones y exigir el pago de la deuda histórica que según ellos España tiene desde los tiempos de la colonización con Nicaragua.

Ortega empezó criticando el reciente nombramiento de Borrell, socialista español, como nuevo Ministro de Relaciones Exteriores de la Unión Europea.

“Como se puede tener un diálogo con la Unión Europea con alguien como Joseph Borrell”, se preguntó Ortega ante el nuevo embajador europeo y varios diplomáticos de los países miembros. “No tiene el más mínimo tacto. Alguien que parece enloquecido, la forma en que habla, en que despotrica. Increíble, la Unión Europea lo nombró”.

Prosiguió luego a atacar el respaldo de la Unión Europea a la presidencia de Juan Guaidó en Venezuela.

“Increíble, la Unión Europea arrastrada por el gobierno yankee en su enloquecimiento por reconocer a un presidente fantasma”, dijo refiriéndose al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó. “Alguien que fue electo para diputado. Quisiéramos saber cuándo, en qué momento, qué día se dio la elección de ese señor. Increíble”.

El nuevo embajador europeo escuchó en silencio y tuvo el cuidado de no mover un músculo de su rostro.

Ortega abogó para que la Unión Europea ofrezca ayuda para el desarrollo de Nicaragua sin imponer condicionamientos políticos. Pero la Unión Europea tiene como política condicionar su ayuda al fortalecimiento de las democracias y el respeto a los derechos humanos.

«Que nos apoyen para que podamos seguir fortaleciendo un proceso que permita poner fin a la pobreza, la pobreza extrema, porque todavía tenemos un reto, que tenemos que culminar la meta, ahí esperamos colaboración de los países de forma incondicional», expresó.

Con información de la Voz de America.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar