Día Internacional del Lenguaje de Señas: Ecuador sigue avanzando por igualdad de personas sordas

66.111 ciudadanos padecen dicha condición en el país

En respeto y conmemoración a los más de 72 millones de personas con la discapacidad de no poder oír (sordos), este 23 de septiembre se celebra una vez más el Día Internacional del Lenguaje de Señas.

Según la Federación Mundial de Sordos, más del 80 por ciento de personas en el mundo con dicha discapacidad vive en países en desarrollo y como colectivo, además de utilizar más de 300 diferentes lenguas de señas.

Las lenguas de señas son idiomas naturales a todos los efectos, estructuralmente distintos de las lenguas habladas. Existe también un lenguaje de señas internacional que es el que utilizan las personas sordas en reuniones internacionales y, de manera informal, cuando viajan y socializan. Este lenguaje internacional se considera una lengua ‘pidgin’, es decir, una lengua mixta creada a partir de una lengua determinada más otros elementos de otra u otras lenguas. En el caso de la lengua de señas internacional es menos compleja que la lengua naturales de señas y tiene un léxico limitado.

En el Ecuador, 66.111 ciudadanos tienen esta condición, según el último estudio realizado por el Consejo Nacional para la Igualdad de Discapacidades. Asimismo, el reconocimiento del lenguaje de señas en el país es considerado parte de la lucha de la comunidad, según Vinicio Baquero, presidente de la Federación Nacional de Personas Sordas del Ecuador (Fenasec).

Lea también: Alertaron que 20.624 niños venezolanos recibirán útiles escolares de la guerrilla colombiana

El reconocimiento del lenguaje de señas es parte de la lucha de la comunidad de sordos, ya que les permite alcanzar sus derechos a comunicarse y a acceder a una educación, salud y trabajo de calidad», manifestó en entrevista reciente para El Comercio.

Ante los problemas para que menores de edad reciban educación en planteles escolares comunes, debido a las complicaciones de su condición, la Federación y el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) desarrolló una plataforma digital para fortalecer la comunicación entre personas sordas y oyentes.

El mecanismo consiste que la persona realiza una videollamada y se contacta con un intérprete virtual, quien traduce cada movimiento. Así se facilita el trabajo del médico. El plan piloto comenzó en el 2018 y cerraron con 2 500 llamadas. Baquero calcula que el servicio crecerá, ya que en lo que va del año se ha receptado el mismo número de llamadas.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar