No jueguen con la Amazonía porque se pueden quemar; Por David Gallardo

El incendio del Amazonía es una cruda y alarmante realidad

Anuncio

El incendio del Amazonía es una cruda y alarmante realidad, eso es un hecho que no tiene espacio para la opinión o el derecho de ser ignorado, es una emergencia para la naturaleza y para el ser humano como habitante de este planeta.

Lo que sí da espacio para la crítica, la opinión, e incluso, el rechazo y el repudio son los antecedentes y consecuencias que trae esta tragedia.

Aunque Bolivia se conoce como el país altiplano, más de la mitad de su territorio está cubierto por el Amazonia, espacio el cual ahora se encuentra en llamas por el incendio que tiene tan alertado a la comunidad internacional.

Evo Morales juega al poderoso y hace días no le daría la importancia necesaria al asunto, pero el 26 de agosto aceptó la ayuda internacional para aplacar las llamas que tienen al cuarto de la población boliviana en estado de emergencia, pero ¿verdaderamente le ha prestado alguna vez la suficiente seriedad al medio ambiente?

Morales alerta al mundo y acepta su ayuda porque “ya son 20 días” desde el incendio y “La Chiquitania se sigue quemando” a pesar de haber contratado el Boing 747 Supertanker para atacar el problema.

Sin embargo, la verdadera forma de atacar el problema de raíz es detener la práctica del “chaqueo» en la Amazonía boliviana, este método se basa en la quema de los bosques para ampliar las áreas de cultivo.

El chaqueo usualmente es aplicado para la siembra de la coca, fuente principal para la preparación de cocaína.

Morales siempre ha defendido esta modalidad. Desde el 2003 las hectáreas de siembra ilegal de coca han crecido desde 3.000 hasta 80.000 y sin señales de disminuir.

La actividad de narcotráfico en Bolivia es evidente y las acciones de Morales incentivan su crecimiento a partir de leyes o acciones políticas, que no solo violentan áreas protegidas para los indígenas, sino que crearon la posible causa del incendio del Amazonas.

Morales no es un personaje con personalidad o al menos con la fuerza para enfrentar una emergencia de esta magnitud, sobre todo con los ojos del mundo sobre su país, es por eso que acepta la ayuda de al menos siete países para combatir las llamas.

Mientras la opinión pública destroza a Jair Bolsonaro por la quema del Amazonía, Morales pudo ser el caballo de Troya detrás de esta tragedia.

La Amazonia como una fuente de poder política indirecta

El incendio ha traído la atención de todo el mundo, trayendo consigo noticias falsas, comparaciones y debates sobre cómo proteger de mejor forma la selva que produce al menos el 20% del oxígeno del planeta. Bolsonaro está en la mira y es acusado por el crecimiento promedio de los incendios en la Amazonas en comparación del año pasado, sin embargo esta situación no lo obliga a detenerse o retroceder, en los últimos días el mandatario brasileño ha desplegado al menos 2.500 militares, cientos de vehículos y 15 aeronaves para atacar las llamaradas, de igual forma existen grandes posibilidades que Bolsonaro se reúna con sus homólogos de Colombia y Perú para coordinar acciones para proteger de mejor manera la selva Sudamérica.

El Amazonas tiene ahora el potencial para iniciar una verdadera conversación sobre la protección de la vegetación en todo el planeta, no obstante la mesa de conversación ya ha comenzado con un intercambio fuerte de insultos. Emmanuel Macron (presidente de Francia) y Bolsonaro han aumentado el nivel de tensión en la comunidad internacional por sus posturas y discursos, pero Bolsonaro se ha dado el privilegio de dar la última palabra al decir que “aceptará” la ayuda del G7 ($20 millones) solo si Macron se disculpa por los insultos. Qué manera tan interesante de mostrar poder o simplemente locura.

Bolsonaro responde y justifica que Brasil no es una colonia más de Europa y que como país pueden solucionar el problema, además de retar al G7 y recomendarles que usen ese dinero para reforestar al viejo continente.

El mundo entero está en llamas

La Amazonas no es el único territorio que se encuentra en llamas, se ha reportado que zona que comparten los países República del Congo, Gabón, Camerún y África Central también presentan graves incendios que están consumiendo el “segundo pulmón del planeta”. Expertos explican que la causa de este problema en África es por la aplicación de la tala y quema que muchos agricultores de bajos recursos usan para sus cosechas.

David Gallardo
Periodista
@FueledByMyself

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar