Las maniobras del régimen de Ortega para ocultar $2.500 millones negociados con el chavismo

Se conoce que este botín ha tenido al menos tres asientos diferentes en los últimos dos años

¡Síguenos!

Un botín de aproximadamente 2.500 millones de dólares se mueve en Nicaragua al ritmo de las sanciones económicas que Estados Unidos ha impuesto a personajes e instituciones ligados a la corrupción y a la violación de derechos humanos. Se trata de parte de la fortuna que maneja Daniel Ortega, construida a través de una década de cooperación petrolera venezolana.

El primer asiento fue la llamada Cooperativa de Ahorro y Crédito Caja Rural Nacional Responsabilidad Limitada (Caruna). Este era un viejo y pequeño negocio que desde su origen en 1992 estuvo vinculado al izquierdista Frente Sandinista de Liberación Nacional, el partido que volvió a gobernar Nicaragua desde el 2007.

Lea también: (+Perfil) Carlos Jordá: el nuevo director de Citgo, nombrado por el presidente Guaidó

Desde ese entonces, a la fecha, los modestos recursos de la antigua cooperativa de ahorro y crédito alcanzaron operaciones financieras de miles de millones de dólares gracias a que el presidente Daniel Ortega, con artilugios y maniobras, desvió a esa caja los jugosos fondos de la cooperación petrolera de Venezuela hacia Nicaragua.

Para ello, la administración Ortega y entonces Hugo Chávez, crearon una empresa llamada Albanisa( Alba de Nicaragua Sociedad Anónima), con 49 por ciento de acciones a favor del régimen en Nicaragua y 51 por ciento a favor de la empresa madre, Petróleos de Venezuela (PDVSA).

¡Síguenos!

Así constituida, Albanisa se dedicó a invertir y administrar de manera privada los fondos de la cooperación venezolana y transferir los fondos a Caruna, que de pequeña cooperativa rural llegó a convertirse en uno de los emporios más poderosos de Centroamérica.

Sin embargo, para 2018, Caruna sorpresivamente volvió a sus pobrezas de antes. La alarma estalló cuando en mayo de ese año en un pequeño poblado llamado Somoto, a 217 kilómetros al norte de Managua, unas decenas de pequeños campesinos se agolparon a reclamar sus ahorros cada lunes en las afueras de una discreta oficina bancaria de dos pisos.

Continúa leyendo el artículo de Infobae completo aquí 

Mantente siempre informado ¡Únete a nuestro canal de Telegram!
Ver más

Relacionado

Botón volver arriba
Cerrar