Afloran divisiones continentales debido a la grave crisis que atraviesa Venezuela

"No se puede tapar el sol con un barril de petróleo", afirmó el representante venezolano Julio Borges

¡Síguenos!

La crisis de Venezuela dominó de principio a fin la 49 Asamblea General de la OEA celebrada hasta el viernes en Medellín, donde el organismo reforzó su apoyo a la Asamblea Nacional como autoridad legítima del país petrolero, pero sin mostrar una ruta clara para la «restauración pacífica de la democracia».

La reunión se centró en la discusión sobre cómo proceder con Venezuela, para encontrarle salidas a su grave crisis. Sin embargo, dada la polarización regional existente, con el Grupo de Lima del lado del jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por 54 países, y buena parte de las naciones caribeñas alineadas con el régimen de Nicolás Maduro, la reunión estuvo lejos de alcanzar un consenso que fortalecería no solo la lucha por el pueblo venezolano sino a la propia OEA.

«No se puede tapar el sol con un barril de petróleo», criticó el representante de Guaidó en el Grupo de Lima, Julio Borges, en respuesta al ministro asesor de la Presidencia de Nicaragua para las Relaciones Internacionales, Valdrack Jaentschke Whitaker, quien rompió una lanza por Maduro en la votación de la resolución que subió el estatus de sus representantes en la OEA.

Lea también: 

Trágico: 102 venezolanos salieron del país buscando mejoras y consiguieron la muerte (+video)

¡Síguenos!

Afloran diferencias

Pero a diferencia de los numerosos casos en los que las decisiones de la OEA se han adoptado por consenso, esta vez han aflorado las diferencias políticas que rodean las discusiones sobre Venezuela.

No es que el consenso sea una regla en la OEA, pero la unanimidad refuerza cualquier determinación.

En Venezuela existe el Gobierno constitucional que dirige el compañero Nicolás Maduro», dijo Jaentschke Whitaker, cuando expresó su desacuerdo con el apoyo de la mayoría de los miembros de la OEA a la delegación de Guaidó.

Los bandos

La postura de Uruguay no debe sorprender ya que tradicionalmente mantuvo una relación cercana con el Gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez y con Maduro y además integra junto a México, Bolivia y la Comunidad del Caribe (Caricom) el Mecanismo de Montevideo, una iniciativa para impulsar el diálogo político en Venezuela.

Ese bando se ha fortalecido en la OEA con la llegada al poder en México de Andrés Manuel López Obrador, que marcó un distanciamiento del país del Grupo de Lima, del cual era miembro muy activo durante la anterior administración de Enrique Peña Nieto.

Medida de protección

El Grupo de Trabajo sobre Migrantes Venezolanos de la OEA pidió a los países de la región que le otorgue a esos ciudadanos el estatus de “refugiado” y solicitó la creación de una ‘tarjeta de identidad regional’, que les permita movilizarse por el continente sin dificultades.

Definir a los venezolanos que huyen de su país como refugiados les garantizará protección permanente con derecho a la identidad, acceso a servicios como la salud y educación, así como la oportunidad de insertarse en los mercados laborales”, subrayó el informe del Grupo de Trabajo de la OEA para abordar la crisis de migrantes y refugiados venezolanos en la región.

Con información de EFE

Mantente siempre informado ¡Únete a nuestro canal de Telegram!
Ver más

Relacionado

Botón volver arriba
Cerrar