Comprender el problema Venezuela; Por Elías Tovar

Venezuela se ha convertido en un problema para la región y eso Ecuador lo conoce bien

¡Síguenos!

Venezuela se ha convertido en un problema para la región y eso Ecuador lo conoce bien, dados los miles de venezolanos que llegan a diario a este país, ya sea como punto de tránsito o para asentarse. En total son ya 4 millones de venezolanos regados por el mundo a causa de una Crisis Humanitaria Compleja, ellos huyen porque buscan sobrevivir, en su mayoría quieren tener la posibilidad de trabajar y con ello poder comer
algo: justo lo que no consiguen en su tierra natal, donde por más que trabajen, igual mueren de hambre.

Sin embargo, dicho esto, es difícil imaginar que esa crisis ocurra en un país sin una catástrofe natural, ni una guerra. Para comprender este problema, y acercarnos a una posible solución del mismo, hay que comprender su origen y sus diferentes facetas. Así, lo primero que hay que destacar es que todo ese sufrimiento es producido por el chavismo, que es una ideología de vocación totalitaria, que necesita dominar y asfixiar a la población a través de las más grandes penurias (desde cortarle la electricidad por varios días, hasta obligarles a morir por falta de medicinas) para permitirle a sus jerarcas continuar saqueando los recursos de la nación. La crisis es intencional. Nunca fueron políticas que le salieron mal a Chávez o Maduro, su objetivo estratégico era producir miseria.

Lea también: La excarcelación de presos políticos como política dictatorial para lograr diálogos o desviar la atención: casos Nicaragua y Venezuela, por Betzabeth Jaramillo

La otra característica importante es que el régimen chavista se convirtió en la expresión política nacional de un conjunto de fuerzas criminales transnacionales, que han cooptado e instrumentalizado a casi la totalidad de las instituciones del Estado. Así, hay denuncias hechas por narcotráfico a relevantes dirigentes chavistas (como ministros y gobernadores), e incluso a miembros de la familia presidencial; también se ha hecho hincapié desde Colombia de los nexos entre el chavismo y las guerrillas de las FARC, en su momento, y del ELN aun hoy día; por si fuera poco, han aparecido indicios de vínculos y apoyos a organizaciones como Hamás y Hezboláh, consideradas terroristas por varios países del mundo; y sin terminar allí, funcionarios cubanos se han impuesto
en oficinas de gobierno como una versión tropical del “gran hermano”, vigilando especialmente al estamento militar para prevenir cualquier movimiento de fuerza, de parte de la reserva moral que aún permanece resistiendo, que pretenda restaurar la democracia.

Dicho todo esto, es necesario destacar la lucha inquebrantable de la sociedad venezolana, que durante todos estos años se ha negado a claudicar y, al contrario, ha expresa con determinación y coraje su rechazo a la miseria y al régimen que lo provoca.Sin embargo, comprendiendo las dos características antes descritas y la merma poblacional por la búsqueda de la sobrevivencia, ha llegado el momento de esa sociedad para pedir ayuda. Los venezolanos necesitamos de una ayuda internacional clara, precisa y urgente, mucho mayor de la hasta ahora prestada y agradecida. Abordar el chavismo requiere una solución política, pero asumiendo su naturaleza criminal, también demanda una solución de fuerza, y allí la Comunidad Internacional, y la región en especial, pueden contribuir mucho más. Desde Ecuador se ha hablado de la Doctrina Roldós, desde Venezuela del artículo 187 de la Constitución, y el mundo tiene la Responsabilidad de Proteger. Al final, los dispuestos a ayudar… harán historia.

¡Síguenos!

 

Twitter e Instagram: @eliastovarD

 

Mantente siempre informado ¡Únete a nuestro canal de Telegram!
Ver más

Relacionado

Botón volver arriba
Cerrar