Femicidio en Ibarra: así ocurrió un asesinato frente a la mirada de la policía

Los funcionarios de la ley reaccionaron tarde a las constantes amenazas del agresor, y todo frente a la mirada pública

¡Síguenos!

Cuando todavía está fresco en la memoria popular nacional la violación de la ciudadana ecuatoriana denominada «Martha», otro triste episodio ocurrió la noche del sábado 19 de enero de 2018, cuando un inmigrante de nacionalidad venezolana apuñaló sin piedad a una mujer ecuatoriana en estado de embarazo, ante la mirada pública y funcionarios policiales, que intervinieron cuando ya se hubo cometido el asesinato, además de no impedir la intervención social.

El suceso

En horas de la noche en la ciudad de Ibarra, capital de Imbabura, un joven de nacionalidad venezolana, posteriormente identificado como Yordy Rafael L. G, mantuvo una discusión en la vía pública con su presunta pareja, identificada como Diana Carolina Ramirez Reyes, ecuatoriana y de 23 años.

«En horas de la noche una ciudadana era agredida física y verbalmente, por lo que de inmediato las unidades más cercanas se trasladaron al lugar», reza el informe policial, el cual añade que los funcionarios de la ley lograron establecer contacto con el agresor, quien ante esto retuvo a la fuerza a Ramírez Reyes por varias cuadras, con un «objeto de arma blanca», en este caso un cuchillo.

Una vez los efectivos policiales iniciaron el «procedimiento aplicable a la circunstancia», el agresor tomó una faceta cada vez más agresiva con el transcurrir del tiempo, el cual se fue extendiendo hasta casi dos horas (entre las 9:00 y las 10:30), ante el cerco de la policía y la mirada pública. En videos publicados en redes sociales, se puede observar como la actitud de Yordy Rafael L. G, cada vez más hostil, era la de asesinar a la victima, además de escucharse los gritos de las personas a los policías: «disparen, disparen»; orden que no fue acatada, por lo que «de forma súbita y hostil el referido ciudadano desencadenó una agresión a la víctima».

Una vez consumada la agresión, fue cuando se procedió a intervenir: el agresor fue violentado por la enardecida multitud. Los policías para poder arrestarlo tuvieron que detonar bombas lacrimógeneas, resultando herido un gendarme en el proceso.

¡Síguenos!

El agresor fue arrestado, mientras que Ramírez Reyes fue trasladada a una centro médico, en donde falleció minutos después producto de las «graves heridas corto punzantes recibidas a la altura del torax».

Los familiares de la victima, los cuales prefirieron mantener el anonimato, aseguraron que ésta mantenía una relación con Yordy Rafael L. G., sin embargo se encontraban distanciados por diversos elementos. El agresor  fue trasladado junto con las evidencias del crimen hasta la autoridad competente y puesto bajo disposición judicial.

Le puede interesar: Conozca a Aldemar Rojas, autor intelectual del atentado terrorista de Bogotá

Reacciones

La primera en expresarse sobre el hecho fue la ministra de Interior, María Paula Romo, quien calificó lo ocurrido como un «horror inaceptable». Agregó que «la muerte de Diana debió ser evitada con el uso de la fuerza por parte de la Policía Nacional», además de la destitución de la gobernadora Marisol Peñafiel, y el jefe de la Policía. Anunció el «envío inmediato» de fuerzas especiales a la zona ante los actos antisociales de la población en forma de repudio a lo sucedido.

«Lo he dicho al interno de la Policía, lo han comunicado los generales y el mando, y lo repito. Así lo permite la ley: cuando se trata de defender una vida o evitar un delito, la Policía no solo tiene la facultad de usar la fuerza, tiene el deber de hacerlo», dijo.

Por su parte, la fiscal general, Ruth Palacios aseguró en rueda de prensa que se están haciendo las gestiones pertinentes para que se apliquen los debidos correctivos al autor del hecho. “Dispuse a los agentes fiscales, en uso de sus facultades y competencias, que soliciten a la autoridad judicial una sanción implacable al presunto responsable, y obtener el máximo de la pena considerando agravantes por el delito de femicidio”. Instó a que se le aplique la pena máxima, en 26 años de prisión según el COIP.

Por último y no menos importante, el presidente Lenín Moreno hizo público un comunicado, condenando los hechos, y asegurando que serán revisadas las medidas migratorias a venezolanos: «Les hemos abierto las puertas, pero no sacrificaremos la seguridad de nadie». En este sentido, anunció que ha dispuesto la conformación inmediata de brigadas para controlar la situación legal de los migrantes venezolanos en las calles, lugares de trabajo y en la frontera. «Ecuador es y será un país de paz. No permitiré que ningún antisocial nos la arrebate». También indicó en su comunicado que es un deber de la Policía actuar duramente contra la delincuencia y el crimen, lucha que dijo respaldar: «Aplicaremos todo el peso de la ley a quienes no hicieron nada ante la violencia, la injusticia y el ejercicio criminal del poder».

Le puede interesar: Paso a paso: así fue el secuestro del encargado del Poder Ejecutivo en Venezuela, Juan Guaidó

Xenofobia

En Ibarra, debido a la consternación del hecho, ciudadanos salieron a protestar en contra de los venezolanos, exigiendo que se fueran, gritando consignas xenofóbas de «asesinos» y «váyanse para su país». Mujeres, niños (algunos en brazos) y adultos inmigrantes debieron recibir protección policial al salir de casas donde residían, reseñó El Comercio.

Niños con sus madres y padres fueron forzados a salir de los lugares donde descansaban en Ibarra. Una turba quemó sus pertenencias. Foto: El Comercio

Mantente siempre informado ¡Únete a nuestro canal de Telegram!
Ver más

Relacionado

Botón volver arriba
Cerrar