La decadente Unasur

La mayoría de países han dado un golpe de timón

¡Síguenos!

El 11 de marzo de 2011 entró en vigencia la Unión de Naciones de Suramérica, UNASUR, siendo sus países integrantes: Argentina, Perú, Chile, Venezuela, Ecuador, Guyana, Surinam, Bolivia, Colombia, Brasil, Paraguay y Uruguay; como antecedente existió la firma del tratado constitutivo el 23 de mayo de 2008 en Brasilia.

Michelle Bachellet de Chile fue su primera presidenta pro tempore, mientras que en mayo de 2010 el ex-presidente argentino Néstor Kirchner fue nombrado como su primer secretario general, cargo para el que fue designado con una duración de dos años.

Más sobre el autor: A confesión de partes

En el momento histórico en el cual este organismo fue creado, el casi caduco socialismo del Siglo XXI mantenía su hegemonía en casi todos los países de nuestro sub-continente; dentro de ese contexto debo decir que evidentemente esta situación obedecía mas bien a un tema ideológico.

La sede permanente de esta institución se encuentra en la capital ecuatoriana, más concretamente en la Mitad del Mundo, en donde un moderno edificio asentado sobre veinte mil metros cuadrados y cinco plantas, cuyo costo fue de alrededor de cuarenta millones de dólares, representó el aporte del gobierno del Ecuador, aporte que fue criticado por su alto costo y su casi inexistente beneficio real para nuestro país.

¡Síguenos!

Desde aquel romance del nobel organismo con los gobiernos ¨progresistas¨ de la región, las cosas han cambiado de una manera estrepitosa, la mayoría de países han dado un golpe de timón a la tendencia previamente referida, el mapa geopolítico ha cambiado, el desenlace que produjo esta situación fue que Argentina, Colombia, Chile, Brasil, Paraguay y Perú hayan hecho pública su decisión de: no participar en las distintas instancias”, hasta que no se garantice “el funcionamiento adecuado de la organización”, lo cual prácticamente ha hecho que este organismo quede huérfano de apoyo real.

Independientemente de las decisiones que se tomen, nuestro país realizó una millonaria inversión para “prestar las comodidades necesarias” a este organismo que, a estas alturas tiene un futuro incierto, por ello se debe buscar un uso adecuado a la edificación mencionada, para así, de alguna manera rescatarlo y darle una funcionalidad que no le puede dar LA DECADENTE UNASUR.

Wilfrido Rivera R.

@riwilo2002

 

 

 

Mantente siempre informado ¡Únete a nuestro canal de Telegram!
Ver más

Relacionado

Verificar

Cerrar
Cerrar