Tendencia

De la abundancia a los cortes de luz: rico estado petrolero venezolano lucha por subsistir

Los cortes de luz se extienden por días en algunos casos

¡Síguenos!

Alirio Villasmil trabaja en los servicios marítimos de la estatal Petróleos de Venezuela ( PDVSA ) en el estado Zulia, al occidente del país, y si hace unos 15 años su salario le alcanzaba para hacer las compras de un mes para su esposa y dos hijos, hoy solo le permite adquirir lentejas y arroz.

«El Zulia era la sucursal del cielo», dijo este trabajador de 52 años, 30 de ellos en la industria petrolera.

«No dependíamos de nadie.» Hoy, nuestra situación es crítica, porque hasta la fábrica está destruida «, dijo desde Maracaibo, la capital del estado y la segunda más importante del país.

Zulia, una vez un poderoso productor petrolero de Venezuela, ahora como un pueblo fantasma de sucias calles, y sin servicios básicos en medio del sofocante calor.

El corazón histórico de la industria petrolera y que fue conocido durante décadas por su ingente riqueza, ahora las consecuencias de años de desinversión en materia eléctrica, uno de los más graves problemas que aquejan a Venezuela, la sumergida en la recesión y la hiperinflación.

¡Síguenos!

Zulia, donde se realizó el primer pozo petrolero a comienzos del siglo XX, ha sido el más castigado con los cortes de luz debido a que, una diferencia del resto de Venezuela, depende de las plantas termoeléctricas, que operan al 20 por ciento de su capacidad , dijo Ángel Navas, presidente del sindicato de trabajadores eléctricos.

Al fallar el servicio eléctrico, se paraliza el bombeo de agua, la telefonía y la actividad productiva en el segundo estado más poblado del país.

Los problemas con la luz también han impactado en Caracas, la capital de Venezuela, donde este martes en la mañana un apagón afectó el 80 por ciento de la ciudad, dijo el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta, en su cuenta de Twitter.

Al inicio de la tarde apareció otro bajón de luz, con el servicio presentando alteraciones, pese a que el ministro había recibido más temprano que la energía había regresado a una buena parte de la capital y atribuyó la falla a «fuertes lluvias».

Esta es la segunda interrupción que vive Caracas este año, que por más de dos horas se cerró inoperativas a 31 estaciones del servicio de transporte subterráneo y afecto los servicios de telefonía, la estación de Metro de Caracas y testigos.

CIUDAD FANTASMA Conocido por su regionalismo y opulencia que incluye los puertos directos de las islas del Caribe desde la ciudad de Maracaibo, el estado Zulia generaba en el 2012 un 38 por ciento de la producción petrolera, según datos de la estatal PDVSA .

Como un mini Texas, Zulia también suplía un 70 por ciento de la leche y carne del país, señalando los ganaderos. Hoy la actividad petrolera genera un 25 por ciento del total de la nación, mientras que la agropecuaria suple un 40 por ciento, según los sindicalistas petroleros y los productores de carne y leche.

El subsuelo de Venezuela, miembro fundador de la OPEP, sigue albergando las mayores reservas petroleras del mundo, pero en la superficie el sector se ha visto mermado por la falta de inversiones, los retrasos en los mantenimientos y la fuga de talentos, así como deudas con proveedores.

Maracaibo «parece una ciudad fantasma», dijo Fergus Walshe, presidente del gremio que agrupa a los comerciantes, al que llamaron los comercios operan solo pocas horas al día.

Conocido por su ambiente festivo nocturno, Maracaibo está a oscuras la mayor parte del tiempo.

«Hemos estado hasta las 24 horas sin luz», afirmó Judith Palmar, una jubilada de 56 años, mientras que aprovechaba las horas de luz para preparar el almuerzo. En la puerta de su casa, contó que cuando no tiene luz debe mover a su madre paralítica y enferma de neumonía de la habitación a una silla de extensión que está en la entrada por el sofocante calor.

Palmar perdió un aire acondicionado que le cuesta reponer porque el país está agobiado por una hiperinflación de 46.000 por ciento, según la Asamblea Nacional, bajo control opositor.

El ingreso mensual en Venezuela es de unos 1,5 dólares a la tasa del mercado paralelo.

Los temores que generan los cortes de luz han llevado a los zulianos a limitar el uso de las neveras para evitar que se dañen y no pierdan la comida. Todos los días los marabinos compran los alimentos que van a consumir. Incluso, diariamente adquieren bolsas de hielo para tomar agua fría.

«En mi vida pensé pasar por esta situación, prefiero pasar hambre que estar sin luz», dijo Cindy Morales de 36 años con los ojos llorosos. «No tengo comida, luz, plata. En lo personal ha sido una tragedia», agregó esta trabajadora de una panadería.

A mediados de julio, el ministro de Energía Eléctrica dijo que los cortes de luz podían ser de hasta ocho horas, mientras se definía el «plan de estabilización».

El Ministerio de Comunicación, la gobernación y la alcaldía no respondieron a las consultas.

En el Zulia hay 1,000 empresas, 80 por ciento de ellas por las interrupciones del servicio eléctrico, dijo Ricardo Acosta, vicepresidente de Fedecámaras Zulia, que agrupa a los empresarios del estado.

Américo Fernández, de 63 años, es propietario de una tienda de repuestos de automóviles y una vez que sus ventas han caído en 50 por ciento. «Me ha tocado improvisar para subsistir», dijo durante un corte de luz en su casa y alumbrado con velas.

«Hago una conexión de la batería del carro al local para que el punto de venta funcione», agregó. (Reporte de Mayela Armas; con información adicional de Corina Pons en Caracas, Editado por Vivian Sequera / Juana Casas). Reuter Mayela Armas

Mantente siempre informado ¡Únete a nuestro canal de Telegram!
Ver más

Relacionado

Botón volver arriba
Cerrar